Macklemore sobre la victoria de Trump

Llevo todo el día leyendo sin parar opiniones sobre lo ocurrido en las elecciones de EEUU. Un poco alarmado por la confusión y el miedo general he contactado con mi amigo estadounidense John, una extraordinaria persona que me ha transmitido también su preocupación por la victoria de Trump. Por John y su maravillosa mujer Loren y por todos los que hoy vivís con incertidumbre lo ocurrido, quiero compartir con vosotros este extraordinario texto del cantante norteamericano Macklemore. Porque hay cosas que sí dependen de nosotros. Y es en ellas donde debemos volcarnos. Es algo largo y la traducción es propia, pero estoy seguro de que os removerá por dentro. Aquí va:

“Estoy decepcionado, conmocionado y agitado en mi corazón por lo que ha ocurrido esta noche. Me reuní alrededor de la televisión con mi familia y mis seres queridos, listo para celebrar cómo se hacía historia. Mi hija tenía este pequeño vestido azul. Yo estaba listo para descorchar el Martinelli y sostener a mi hija, viendo a Hilary Clinton convertirse en la primera mujer presidente de los Estados Unidos de América. Pero … No sucedió. Tenía una sensación de malestar en mi estómago, lleno de ansiedad cuando las encuestas empezaron a llegar. Después de horas de un agujero creciente en mi interior, todo había terminado. Dejé la televisión, cogí a mi hija y la llevé a la cama.

Pero ahora, acostado junto a ella mientras duerme, recuerdo. Recuerdo las cosas sobre las que tengo control y las que no. No tengo control sobre Donald Trump convirtiéndose en presidente. Esa decisión ya ha sido tomada. Pero sobre lo que sí tengo control es sobre a dónde voy a ir desde aquí.

Voy a enseñar a mi hija a amar. A todas las personas, sin importar el color de su piel, género, creencias religiosas, orientación sexual o de dónde dice que son su certificado de nacimiento. Le enseñaré lo importante que es ser un defensor de la humanidad. No sólo la parte de la humanidad que le beneficia. Le enseñaré a comunicarse de manera no violenta. Que ante el odio debemos amarnos aún más. A que no ceda, no se desanime o sienta que nuestro progreso en el pasado es nulo. Mantener la lucha por todos nosotros, con énfasis en aquellos que han sido los más afectados por la opresión sistémica. Yo le enseñaré que cuando ella calla durante momentos de injusticia, se pone del lado del opresor. Le enseñaré que los muros dividen a la gente, y por su naturaleza no pueden acercarnos más. Y que porque alguien tenga la posición más poderosa del mundo, no hace que esa persona sea correcta, justa u honesta. Donald Trump no va a criar a mi hija. Yo lo haré. Puedo animarla y nutrirla para que sea quien ella quiere ser. Enseñarle que su voz y sus acciones pueden cambiar el mundo. Enseñarle que puede hacer cualquier cosa que un hombre pueda hacer. Y un día, incluso, llegar a ser presidenta de los Estados Unidos de América. Tengo trabajo que hacer. Comienza ahora. Y ese trabajo es lo único que me trae paz en este momento”

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s